El tesoro escondido

En 2012, oculto a los ojos del mundo en un solitario granero al norte de los Países Bajos, fue descubierto uno de los Mini clásicos más antiguos que existen. Poco tiempo después, MINI Holanda decidió aprovechar este descubrimiento para poner en marcha un ambicioso proyecto de ingeniería y restauración.

La historia

El Mini Austin 7 Classic de 1959 en color blanco resultó ser totalmente genuino y uno de los 30 vehículos originales que se fabricaron aquel año en los Países Bajos, por lo que presentaba algunas características genuinamente holandesas. La fábrica de Molenaar en Amersfoort produjo un total de más de 4.000 MINI. Aunque muchos de los componentes se recibieron directamente del Reino Unido, la tapicería interior de este Mini clásico era holandesa y, aunque cueste creerlo, estaba rellena de pelo de caballo. Su primer propietario apenas salió de su provincia y el segundo lo confió a la protección de su granero desde finales de los años 80. Gracias a eso, este pedacito de la historia de MINI ha llegado intacto hasta nosotros.

El equipo de restauración

En el marco de los festejos en honor al héroe local, se procedió a seleccionar un equipo de restauradores entre los 1.500 empleados de la fábrica. El equipo estaba formado por soldadores, especialistas en chapa y pintura y expertos en motores. Algunos de ellos aportaron al proyecto más de 30 años de experiencia en su campo, por lo que el veterano Mini estaba en las mejores manos.

La gran Presentación

El Mini fue desmontado pieza a pieza para luego volver a montarlo poco a poco. Siempre que fue posible, se crearon réplicas de las piezas originales manteniendo hasta el más mínimo detalle. Algunas de ellas tuvieron que ser fabricadas a mano, mientras que otras (como la caja de cambios o el pequeño motor de cuatro cilindros y 34 CV) fueron completamente renovadas. La colaboración de la comunidad MINI fue muy importante para el equipo, ya que ayudó a localizar piezas en todos los rincones del planeta. De este modo, uno de los MINI más antiguos del mundo volvió a quedar como nuevo: con su color original de 1959 (Farina Grey) y listo para una nueva vida llena de aventuras.